Fiesta religiosa en la que destacan los desfiles procesionales del Domingo de Ramos y Viernes Santo, cuando los vecinos de Saldaña portand numerosos pasos procesionales recorren las principales calles del pueblo acompañados de las autoridades y banda de música.

Al margen de los actos religiosos, e los bares y cafeterías de Saldaña se juegan las tradicionales “charpas”, según la tradición, como recuerdo del reparto de las pertenencias de Cristo que hicieron los romanos que le custodiaban y que resolvieron jugarse su túnica con una partida de dados.

El lunes siguiente al Domingo de Resurreción es conocido popularmente como “Lunes de los Huevos”, jornada que los vecinos dedican para juntarse y comer al aire libre, preferentemente tortilla, en los alrededores del pueblo.