Parque Público “Javier Cortes”

Se ubica en el pago conocido como “El Soto”, en la margen derecha del río Carrión, con una superficie superior a los treinta mil metros cuadrados, entre dos de los puentes que existen dentro del casco urbano de la Villa.

El acceso principal se efectúa desde la Avenida José Quintana, a través de una larga verja de ladrillo y sillería, con una gran reja de forja procedente de una finca particular y donada por D. Javier Cortes, cuyo nombre identifica este conjunto natural.

Este espacio viene acondicionándose desde el año 1986 y en él conviven las nuevas zonas verdes con la ribera original del río, que delimita todo el parque por su sector oriental y llega a integrar el último tramo de este gran jardín.

El primer tramo del parque está constituido por un jardín paisajista en el que se integran varias estructuras, como zonas recreativas infantiles (reproducción de un pequeño castillo y diversos juegos), una fuente, la amplia plaza con sus pérgolas, templete y palomar, la bolera, un amplio estanque circular y varias pajareras. Todas estas construcciones se comunican entre sí por cómodos paseos y zonas ajardinadas, entre las que se intercalan bancos y mesas, adornándose con una gran variedad de árboles, arbustos y pequeñas flores entre las que destacan las acacias, sequoias, cedros, aliantos, catalpas, olivos, arces, rosales, romeros y tejos, que contrastan con el verdor de amplias superficies plantadas de césped y flores. Esta variedad paisajística se completa con la gran diversidad de aves que podemos encontrar en las pajareras o en semilibertad por todo el jardín, como pavos reales, anátidas, faisanes, especies tropicales y otras, además de truchas en el estanque.

A partir de este sector, el parque adquiere un carácter más naturalista. Diversos cauces salen del río y del estanque, formando arroyos serpenteantes e isletas, comunicadas por pasarelas y pequeños puentes de madera. La vegetación propia de la ribera del Carrión invade esta zona, dominando ahora los alisos, sauces, chopos y fresnos, que crecen junto a las nuevas plantaciones de abedules, álamos, pinos, rosales, etc.. También los animales autóctonos parecen dominar aquí sobre las especies introducidas en el jardín, siendo frecuente observar aves como carboneros, lavanderas, pito real, mirlos, ruiseñores y tórtolas; mientras en las aguas del río y arroyos menudean peces como las truchas, bogas, barbos y gobios.

El último tramo comprende una nueva área recreativa infantil y un amplio mirador sobre el Carrión, desde el que tenemos una de las mejores vistas del Puente Viejo y donde se ubica otra entrada secundaria al parque. Este conecta además, por su sector occidental tanto con el camping de la localidad, como con el amplio complejo deportivo del municipio, formado por piscinas, pistas de tenis, atletismo y polideportivas, frontón y campo de fútbol; integrando un privilegiado espacio para el ocio.